domingo, 12 de septiembre de 2010

Guerra y Paz

2 comentarios:

carito dijo...

El corazón es tan imponente que se olvidan de sus mini espadas.

Los amigos del duende dijo...

Jejejeje... mira como por las dudas tienen la espada escondidita... por si las cosas no marchan sobre ruedas!!!